top of page

Al Presidente Obama

Exhortamos específicamente al presidente Barack Obama, en correspondencia abierta:

Para ayudar a lograr este gran cambio.

Para ayudar a mostrar a las poblaciones del mundo que todos somos en verdad individuos, y nunca en esta misma verdad hemos dejado de serlo. Solo dentro de la ilusión y las percepciones con las que todos han sido maldecidos.

 

Las glorias y la maldición no pueden separarse, a menos que el humano sea separado de esta maldición glorificada.

Porque si esta maldición fuera glorificada de alguna forma, entonces la misma segregación contra la que lucharon los “activistas de derechos humanos” fue de hecho fortalecida y no derrotada.

Intensificado aún más, bajo la bandera de la "unidad".

 

¿Para qué es la unidad? La unidad no es terminar con la segregación, cuando los individuos eligen eliminar un área del problema, pero eligen fortalecerla en otra parte.

Esto es segregación.

Para ayudar en la creación de un problema mucho mayor sobre vidas aún más inocentes.

Esto es injusticia.

 

Pedimos la asistencia del presidente Obama en lo que es verdaderamente un momento que cambia el mundo y la historia.

Pedimos la ayuda del presidente Obama para eliminar lo que ha plagado todas las eras anteriores y para iniciar el amanecer de una era nueva y clara.

Una era libre de las cargas de tal error y oscuridad.

Una era en la que podamos estar frente a otros como lo que somos por naturaleza, individuos.

UN MENSAJE PARA TODOS

Aunque este trabajo se ha presentado a la Casa Blanca en varias ocasiones, esto no implica necesariamente que el presidente Obama o los funcionarios clave hayan tenido conocimiento de la Declaración.

bottom of page